Blogia
Diario de un Turista

Bilbao, 20 de diciembre de 2004

Desde la oscuridad quieta de mi habitacion, donde ni la luz se mueve, puedo ver en su ventana a una mujer joven, tiene el torso desnudo, y mira la calle como si no existiese; a tan solo medio metro de ella, quizas menos, otro chico, en otra ventana que empaña con su miedo, parece buscarla a esta reflejada en el sonido del viento, en las gentes que hoy no pasan, en el edificio de enfrente que accidentalmente soy yo, en las flores futuras de los arboles sin hojas, de una calle que no existe.
A cada uno de ellos puedo yo verlos, a traves de sus cristales, soñandose y casi oyendose respirar (, casi contagiandose de lo cerca que estan), endureciendo con el frio de su melancolia la fina pared que los separa… y no puedo advertirles nada. Solo fantaseo con la inutil paradoja (ironia), entreviendo sus figuras translucidas, que exorcizan sus cristales del reflejo de esa calle, en la que estan ellos dos... casi de la mano.

La distancia mas corta entre dos puntos es un gintonic… o dos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

16 comentarios

Lito -

Para mí, que sea Zafiro con kas. Saludos

Destinos -

Es una pena que esta web esté abandonada.
De todas manera podeis encontrar más en http://www.destinosblog.com
Saludos

Yotto! -

Dejé un cigarrillo a medias por contar una historia entera que aun no se termina como el cigarrillo aquel que humea.
Dejé una canción a media por no contar un secreto para que nadie sepa el dolor de un corazón que por un amor se golpea.
Dejé una alcancía, un sueño, una secuela, una idea, un porqué no permanecer en lleta, una historia que quedó a media.
Dejé palabras secretas, ideas desconcretas, escrituras a medias, claves en ellas.
Dejé que el invierno pasara, que la luna callara, que el sol me alumbrara por callar y escribir una historia a media.
Dejé regalos y sorpresas, sueños que anhelan, inviernos que me esperan por dejarlos como los dejé… a medias!
Dejé cinco sentidos convertidos en sentimientos nacidos en una noche de luna llena.
Dejé una primavera tierna, una rosa seca, una flor perfumada por el aroma de la lejana hectárea naturaleza.
Dejé veranos alegres al paso de una serpiente, arrastrándose como la hoja por la fuerza del viento que nunca eleva.
Dejé otoños en años, los dejé como uno deja el olor de atardecer de hojas secas, como el sol que se esconde entre las ramas caídas y viejas,
Dejé el sufrimiento en una estrella, como las flores de primavera regadas por el agua de lluvia fresca.
Dejé amistades de camping en la hierba, amores que ya no se esperan que no se anhelan, dejé un sentimiento que alguien recuerda.
Dejé una mirada quieta en la que se preguntan por qué hay diferencia, por qué no es el mismo, por qué dejó el cielo a medias, una historia que no bien desvela, una caricia que ya no espera, una hoja seca (el regalo de aquella primavera que quedó a medias)
Dejé parte de mi vida por mirar aquella estrella por la que olvidé que ya amanecía por mirarla solo a ella.
Dejé una navidad en un árbol, en el más grande de aquella ciudad que me espera, como el mismo árbol que conocía un sentimiento que nadie lleva.
Dejé un mundo derramado en tristeza, dejé lo peor de mi vida en una hoja seca, en una escritura a medias!

Quatsch -

Pareces un físico de esos a los que no le gustan los números.

Lola -

Al fin de vuelta............y sin poder advertirte nada

Lola -

Al fin de vuelta............y sin poder advertite nada

Marianita! -

ufa, lo mismo de antes, que señora aburrida!!!

Marianita! -

jeje... quiero ver que boludez me pregunta ahora la señora que no me deja publicar si no le contesto...

Marianita! -

Che, ésto fue sólo un amague???

Pero bueno, todavía me dura la resaca....

Buchmendel -

Ahí es nada turista, por esta pini lectora regalada no pienso cobrarte nada. Embajador de lo tuyo, sólo espero que no llegue a quererte más que a mí.

pini -

sin saber hemos tenido ideas un tanto parecidas.
juro no haberte leido antes.

sí, un gintonic para comenzar, y después el segundo.
así él me inició en el gusto por el alcohol: hasta dos se puede.
y no hay forma, a algunos hombres se los recordará por el primer beso, a otros por la espalda, a holger por el gintonic y algún libro y alguna foto y alguna caminata.
en fin, no se puede no querer a aquel con quien hemos pasado un momento sencillamente feliz y sin esperarlo.

turista -

ok, esta ronda la pago yo

creo que he vuelto... eso o es que me acabo de beber un red bull

Greta -

jajaja más de un buen porrazo me he dado yo por culpa de la bendita/maldita ginegra ;-)

Me encantó el post,
y encontrarte de nuevo...

Besazo

Holger -

Marianita!!!!! Otra vez podemos empezar a charlar acá, total el turista ha vuelto a dejar la puerta abierta y la nevera llena. Ponte lo que quieras (en el vaso), que el turista no dirá nada.

Marianita! -

Pueden ser dos "cube libre" para mi??

Holger -

Sí, turista. Un gintonic es siempre un buen atajo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres